Se imaginan a Rajoy…

¿Se imaginan a Rajoy mandando al ejército español a Cataluña para hacer cumplir una sentencia que obligue a la Generalitat a dar clase en castellano a quien lo quiera?

Va a hacer este año 50 desde que J. F. Kennedy mandó a la Guardia Nacional a Mississippi para que el estudiante negro James Meredith pudiese estudiar en una universidad que hasta entonces había sido sólo para blancos en cumplimiento de una sentencia del Tribunal Supremo de USA.


.
.

No, no se lo imaginan (a Rajoy invocando la CE para interrumpir una autonomía que no cumpla las sentencias del TS).

Y es por eso que la independencia de Cataluña (y del País Vasco) es inevitable, porque nadie se va a atrever a ejercer la fuerza para defender la Constitución Española y al final se impondrá la política de hechos consumados.

Imagen por defecto
Arturo Taibo
Economista. Liberal. Cansado de ver como se engaña a la gente y como se desperdician las posibilidades de desarrollo económico. Intentando que la gente aprenda un poco de Economía.
Artículos: 292

7 comentarios

  1. Es que ahora a los discriminados no se les puede «discriminar» bien por el color de la piel. Los negros en eso tuvieron ventaja frente a los castellano-parlantes que aspiran a que sus hijos reciban una educación en castellano.

  2. Ya que en general somos partidarios de la libertad, yo propongo que Cataluña y Euskadi se independicen de España si realmente hay una mayoría notable que así lo quieren.
    Pero claro, ello con todas las consecuencias: nada de fronteras abiertas sin aduana (de partida no pertenecen a la UE) , y nada de usar el euro sino que deberían crear moneda propia (todavía no están en el Euro ya que sus estados todavía no existen).
    Tengo curiosidad sobre cuántas grandes empresas se quedarían allí y cuántes se marcharían.
    Luego, siendo consecuentes con la misma política, desde Cataluña se debería permitir la independencia a la Vall d’Aran, posiblemente algún día pidan lo mismo les Terres de l’Ebre, la provincia de Tarragona entera y así según vayan surgiendo nuevos nacionalismos. El País Vasco seguramente debería conceder la independencia a Vitoria…

    • Edy, no caigas en la trampa de la libertad entendida como «autodeterminación de los pueblos», que es como la entienden los chicos de la ETA. Los liberales son partidarios de la libertad individual, que está amenazada precisamente por esos movimientos políticos que propugnan la independencia, la secesión, la soberanía o como la quieran llamar.
       
      Los ciudadanos del País Vasco y de Cataluña son más libres bajo el paraguas de la Constitución Española que fuera de él. Una vez a la intemperie, la mayoría parlamentaria de turno podría imponer un régimen muy lesivo para la libertad individual.
       
      Al menos, así lo veo yo.

    • Edy, no se si te refieres a los que pululan por este blog, o en general. Yo estoy convencido, por lo que veo, de que en general no somos de ningún modo partidarios de la libertad. De la libertad genuina, que es la libertad de los demás.

      Por otra parte, el problema de los separatismos, o de la «autodeterminación», es un problema absurdo, o imposible, porque no está definido. No hay derecho sin sujeto del mismo, pero, ¿quien es el sujeto de ese «derecho» que no está definido en la ley? ¿Vasqulandia? ¿Vizcaya? ¿Mi pueblo? ¿Y qué es «Vasquilandia»? No se ponen de acuerdo ni en el nombre, mucho menos en su localización precisa? ¿No tiene España «derecho de autodeterminación»?

      Es un problema irracional, y los problemas irracionales sólo tienen, o soluciones irracionales (normalmente la fuerza), o no soluciones. En España hemos decidido que no sea España quien tiene la fuerza. Es a l que jugamos, y los separatistas en realidad pueden separarse cuando quieran. No hay fuerza para impedírselo. Como bien señala Mill en la entrada.

      Es un hecho. Pero no tiene nada que ver con «ser consecuentes», ni con «deberían permitir», porque no tiene que ver con la razón.

      Un enfoque, no racional -que es imposible-  pero sí civilizado fue el del Tribunal Supremo de Canadá. Y se acabaron los referéndums, y prácticamente la pulsión separatista. Pero esto no es Canadá, y aquí tiramos a las cabras desde los campanarios, por espor.

      Sobre el coste de la independencia, no conozco más estudio que el de Mikel Buesa.

      El caso más detallado, el del País Vasco. También tiene un resumen más de brochazo para Cataluña, que lo pongo después, para no caer en la trampa de «spam».

      http://www.ucm.es/info/cet/libros/Economia%20de%20la%20secesion%20-%20El%20proyecto%20nacionalista%20y%20el%20Pais%20Vasco.pdf 

  3. Ese Kennedy era un feixista. No sólo envió a las fuerzas represoras a violar la sagrada autonomía de Mississippi, sino que además se atrevió a ayudar a los anticastristas en su cruzada reaccionaria y proimperialista contra la revolución cubana; aunque, afortunadamente, luego los dejó tirados. Casi provoca una debacle nuclear en la Crisis de los Misiles. Era católico, el muy facha, y tenía relaciones con la mafia (seguramente andaban por ahí el Correa y el Bigotes). Por si fuera poco, era un putero y un alcohólico, como el facha ese de Torrente.
     
    Oliver Stone se equivocó al insinuar la implicación de fuerzas oscuras de la «reacción» en el asesinato de Kennedy. Lo mató una conspiración antifeixista. Al fin y al cabo, ¿Lee Harvey Oswald no era progresista, amigo de la URSS?
     
    Bromas aparte, y ajustándome al tema, suscribo lo que dice Plazaeme. Ahí está el quid de la cuestión.
     

  4. Puede que tengas razón, Mill, pero no estoy tan seguro. Hace falta dar por supuesto que el objetivo de los separatistas es la separación. Pero podría ser que solo quieren más trozo de la teta común, o sacarle más a los pardillos. Pero también puede ser esto último, y que sin embargo el asunto se les escape de las manos. De las manos de sus ultras, quiero decir. Los niños que se toman las metáforas literalmente.

Los comentarios están cerrados.