Zapatero dice que se va, Westerwelle ya se ha ido… casi

Es un» sí pero no», un «sí pero espera». Muy propio todo de los políticos que nos salvan las vidas día a día.

Jose Luis Rodríguez Zapatero nos anunciaba el pasado sábado lo que todos ya sabíamos: no volverá a presentarse a la Presidencia del Gobierno. Sí, sí: lo sabíamos. Efectivamente, los zapateristas no querían creerlo y se negaron hasta el último minuto a aceptar como cierto lo que en el fondo daban por hecho. Demasiadas las prebendas y los favores -dentro y fuera del partido- como para que más de uno -y de mil- no estén ahora preocupadísimos por su futuro a corto y medio plazo. Haberse mantenido tanto tiempo al frente de un  gobierno inoperante y un partido en franca decadencia tiene un elevadísimo coste. Zapatero pagó en su día -sigue haciéndolo- y ahora llega la hora de hacer cuentas. Pero los más perjudicados son aquellos que vendieron su apoyo «incondicional» a cambio de tales o cuales favores. Sin nada que apoyar, ha llegado la hora de buscar al nuevo guía, al nuevo repartidor de prebendas para asegurar lo conseguido… y no todos van a poder hacerlo. Cada nuevo rey tiene sus favoritos. El miedo en el PSOE se puede oler desde aquí.

Los que abominamos de la política de Zapatero también lo sabíamos, pero no queríamos -en el fondo- que fuese cierto. Escandalizarse por esta o aquella medida de un gobierno con el vallisoletano al frente es tarea fácil: apenas ha dado una a derechas. Y a quién no le gusta que se las pongan como a Franco? Además, muchos de nosotros vemos más claro a un Zapatero perdedor que un Rajoy -Dios mío! que personaje!- ganador. La alternativa, fuera del PSOE, es floja, muy floja. Pero la alternativa dentro del PSOE es terrorífica. Se imaginan a Rubalcaba de Presidente? Un hombre que confunde la palabra ENTREGA con INTRIGA, alguien que no repara en presumir de un sistema judicial politizado y maniatado (algo que comparte con el 90% dela clase política española, por cierto) … terrible. Puestos, prefiero a Carme Chacón.

Lo que no entiendo son las campanas al vuelo de muchos de nosotros. Qué celebramos? En los próximos doce meses, a tenor de la «inteligencia» de nuestros administradores y gracias a la «pulcra» labor de oposición del otro partido mayoritario, no vamos a ver nada nuevo. Nada. La famosa «Ley Pajín» verá la luz, los españoles seremos un poco menos libres, alguno tal vez encuentre trabajo, los más seguirán «buscando activamente» y nadie se ocupará de lo verdaderamente importante:

  • Somos un país de esclavos del sistema, con el mayor grado de dependencia del estado de Europa.
  • Somos una democracia castrada, sin  separación de poderes y un Tribunal Constitucional al servicio de la politica, con una Ley electoral obsoleta y sin posibilidad de intervención del ciudadano.
  • Haber dejado la atomización del país en manos de los nacionalistas en lugar de generar riqueza -vía competitividad y libre mercado- apenas genera nuevos proteccionismos y nuevos aparatos estatales.

Esta es la herencia de más de 30 años de política mal entendida. No es sólo -ni todo- culpa de Zapatero.

Pero ojo, Zapatero dice que se irá pero no se ha ido! Es una acrobacia similar a la del líder de los liberales alemanes, Guido Westerwelle. Su gestión desde el ministerio de exteriores ha sido desastrosa. La gestión interna del partido ha sido peor aún… y encima, no ha sabido vender al votante alemán lo poco de positivo que ha supuesto la presendia del FDP en el gobierno germano. Resultado: el FDP no existe. en las últimas elecciones a parlamentos de länder se ha quedado fuera, no alcanzando la barrera del 5%. Los votantes no perdonan la falta de compromiso con las promesas electorales, la endeblez a la hora de sacar adelante sus propuestas ni la desidia a la hora de comunicar lo que ocurre.

Y Westerwelle no lo hace mejor que Zapatero: ambos deberían irse YA. El nuestro convocando nuevas elecciones, el germano abandonando también el Ministerio de Exteriores.

Imagen por defecto
Luis I. Gómez
Si conseguimos actuar, pensar, sentir y querer ser quien soñamos ser habremos dado el primer paso de nuestra personal “guerra de autodeterminación”. Por esto es importante ser uno mismo quien cuide y atienda las propias necesidades. No limitarse a sentir los beneficios de la libertad, sino llenar los días de gestos que nos permitan experimentarla con otras personas.
Artículos: 3237

6 comentarios

  1. En el caso de Rubalcalva ni la calva ni la cara cambian desde tiempos del dinosaurio Felipe.

  2. Cierto germánico, los «sociolistos» no cambian nada. Esta vez me temo que ni cambiaran las caras… Rubalcaba & Chacón 

  3. Por eso no arregla nada. El status quo socialista es inconmovible. Cambiarán las caras, pero no las políticas.

  4. No Germanico, no nos confundamos
    No Germanico, no nos confundamos

    No Germanico, no es que su marcha no arregle nada……¡Es que no se ha ido! Sigue al frente del gobierno y del partido socialista, y su influencia seguirá aún muchos meses e incluso años. Demasiados intereses, demasiada poltrona en juego, demasiadas corruptelas, demasiado que tapar para permitirle irse así como así. No se va, sólo se quita del punto de mira.

  5. De la parte alemana, la que más ilusión me hacía puesto que de Zapatero no se podía esperar más que lo que está siendo y seguirá siendo a pesar de su marcha, lamento el fracaso a la hora del tocar poder.
     
    Los liberales no estamos para mandar salvo que sea por mayoría absoluta. Es decir, cuando el pueblo quiera menos estado y quiera más libertad. Hasta ese momento sólo nos encontraremos a gusto en la oposición.
     
    Me gustaría saber, Luis, lo de siempre. ¿Qué piensan las juventudes liberales?

  6. Lo malo es que su marcha no arregla nada…

Los comentarios están cerrados.