La Antártida también se «calienta» (Act. II)

Llevábamos semanas esperando este tan anunciado (y por los calentólogos tan deseado) paper. En España es el diario «El Mundo» el primero que se hace eco de la noticia del año en cuestiones de «calentamento global»:

Hoy, la revista británica Nature pone fin al confuso debate sobre la temperatura de la Antártida con un estudio que afirma que el continente austral, en su totalidad, también se está calentando.

Parecía una extraña excepción: todo el globo se calentaba menos la Antártida. Durante años, los escasos datos que tenían los científicos para calcular las variaciones de temperatura en todo el continente antártico indicaban que, salvo la pequeña península que apunta hacia Chile y Argentina, la Antártida se enfriaba, desafiando la tendencia al calentamiento en el resto del planeta.

Ya está, ahora todo cuadra perfectamente y nos podemos dedicar a otra cosa. Los escépticos y negacionistas han perdido uno de sus últimos argumentos. Nadie podrá ya dudar de la «realidad».

Hasta no haber leído con detenimento el paper en cuestión no voy a dar una opinión al respecto. Sí puedo adelantarles dos ideas que seguramente me acompañarán durante la lectura de la publicación:

1. Tal y como se recoge perfectamente en WUWT, la «casualidad» quiere que la zona al parecer afectada por el «calentamiento global» coincida exactamente con la zona de actividad volcánica de la Antártida. El hecho de que varios de estos volcanes estén activos a día de hoy, probablemente «no ha afectado» las mediciones de temperatura en la zona, ya que los autores del estudio nunca se refieren a la actividad volcánica en ella como factor tenido en cuenta para sus cálculos (pulsar sobre la imagen para ampliar).

antarticwarmingvulcano.jpg

2. Para poder generar el gráfico de tonos rojizos que expectacularmente presenta Nature en su portada, los autores del trabajo han tenido (se recoge en el paper, apartado «Methodology»)  que interpolar datos para suplir la ausencia de mediciones en las zonas de las que no se dispone de mediciones satelitales o terrestres.

interpolar

(Del lat. interpolāre, alterar, mezclar, cambiar).

1. tr. Poner algo entre otras cosas.

2. tr. Intercalar palabras o frases en el texto de un manuscrito antiguo, o en obras y escritos ajenos.

3. tr. Interrumpir o hacer una breve intermisión en la continuación de algo, y volver luego a proseguirlo.

4. tr. Mat. Calcular el valor aproximado de una magnitud en un intervalo cuando se conocen algunos de los valores que toma a uno y otro lado de dicho intervalo.

Cuál de las definiciones les gusta más?

Este post se irá actualizando en las próximas horas/días.

Actualización (I):

Lo que nos comenta Balsero es, efectivamente, enormemente llamativo:

Yo sugiero mirar la figura 2b de los propios autores. Es la parte Oeste que dicen se calienta. Trazad una línea vertical imaginaria desde 1998 y decidme si esa zona se está calentando o enfriando. Se está enfriando. 🙂 Comprobadlo.

Me encantaría poder colocarles esta gráfica aquí, pero desde mi cuenta de Drs-Guide no podré copiar nada hasta la próxima semana.  De todos modos no necesitan fiarse de Balsero o de mí. Hace apenas una semana en RealClimate podíamos leer un resumen de los últimos resultados obtenidos por Kirk Bryan y Syukuro Manabe sobre el hemisferio sur:

The pioneer climate modelers Kirk Bryan and Syukuro Manabe took up the question with a more detailed model that revealed an additional effect. In the Southern Ocean around Antarctica the mixing of water went deeper than in Northern waters, so more volumes of water were brought into play earlier. In their model, around Antarctica «there is no warming at the sea surface, and even a slight cooling over the 50-year duration of the experiment». (4) In the twenty years since, computer models have improved by orders of magnitude, but they continue to show that Antarctica cannot be expected to warm up very significantly until long after the rest of the world’s climate is radically changed.

(4) Kirk Bryan et al. (1988). J. Physical Oceanography 18: 851-67. For the story overall see Syukuro Manabe and Ronald J. Stouffer (2007) Journal of the Meteorological Society of Japan 85B: 385-403.

Es decir, ni había calentamiento, ni se esperaba. Ni en la superficie marina, ni en la del continente:

antartida_west_79_08.jpg

Y se preguntarán: cual es la razón de tanto escepticismo?  La respuesta se la da Kevin Trenberth, director del National Center for Atmospheric Research, y en absoluto sospechoso de ser un negacionista (al contrario!):

«This looks like a pretty good analysis, but I have to say I remain somewhat skeptical».  «It is hard to make data where none exist«.

Sin ser director de un renombrado centro nacional, nuestro colaborador Ijon Tichy lo expone muy claro:

Interpolemos: tenemos la temperatura en los puntos A y B, y buscamos la del punto C que pilla maomenos entre los dos. Pues hagamos la semisuma, si en A es 2 y en B es 4, tenemos que (4+2)/2=3; 3 es la temperatura de C. Pero, espera, resulta que C está un poco más cerca de A. Hay que poner un peso (una “k1″) en la semisuma, afectando a los valores de A y otro peso (”k2″) afectando a B. Debe cumplirse que k1+k2=1 obviamente. Así la media, puede ser 3,3 ó 2,8 ó….
Añadamos otro par de “k” para tener presente que A está a mayor altitud que B, y C está también más alto. Añadamos más “k” considerando la distancia al mar, los vientos dominantes, etc.

Metámoslo todo en un ordenador grandecito, pues con unos pocos puntos A y B, nos vamos a inventar, estoooooo, quise decir “interpolar” los valores de unos millones de puntitos C.

Y ahora viene lo bueno: Pongamos a las “k” los valores que nos salgan de los cojones y echemos a rodar el fabuloso “modelo”. Si el resultado no nos gusta, cambiamos las “k”.

(Y esto, sin entrar a valorar la precisión e incertidumbre de las medidas en A y B, que si nos ponemos….)

Una vez tengamos las “k” adecuadas para que le guste la conclusión al que nos paga el informe, lo vestimos todo un poquito y a correr.

Y, en efecto, demostramos que la Antartida se enfría, se calienta o que está a punto de levitar.

Tras la primera lectura un poco más tranquila del paper, me quedan varias preguntas:

Si la Antártida se calienta, cómo es posible que aumente la acumulación de nieve y hielo? Por qué los autores de este trabajo no han tenido en cuenta el factor geotérmico?Cómo es posible que, a pesar del «calentamiento» que defienden, la extensión de hielo antártico no muestre ni la más mínima tendencia a la disminución?

Esta noche, más.

Actualización II:

Poco que decir sobre el paper que no esté ya dicho. Un análisis político del mismo y sus consecuencias merece un texto aparte que intentaré redactar el fin de semana que se acerca. No quiero cerrar este hilo sin llamar su atención sobre un detalle «sin importancia»:

supongamos que, efectivamente, todos los datos del trabajo de Eric J. Steig et al. son exactamente como ellos dicen que son. La Antártida mostraría un ratio de «calentamiento» de 0.12°C por década en los últimos 50 años, en el oeste algo más (0.17°C) que en el este(0.1°C). Si nos fijamos, pero, también nos dicen que el este se ha enfriado desde 1970 unos 0.2°C por década.  Lo vamos a dejar de lado y pensemos que se mantiene un incremento medio de la temperatura en la Antártida de 0.13°c por década, 1.3°C por siglo. No olvidemos que la temperatura media del continente en invierno es de -45°C y en verano de -15°C  Y ahora viene la pregunta: cuántos siglos serían necesarios para que, manteníendose el ratio de «calentamiento antártico» y olvidándonos de cualquier otro factor (no olviden que el problema es el calentamiento global, y no otro) alcanzásemos un temperatura media de, pongamos, -1°c en verano y -30°C en invierno? Y llegados a ese punto, cómo de cuantiosa y rápida sería la fusión del hielo continental? Y de verdad creen que en todos esos siglos ningún otro factor alterará nuestras cuentas?

No sé qué me da mas miedo, la perspectiva de una antártida sin hielo o la desfachatez con que ciertas personas abusan de los miedos de quienes menos saben.

Imagen por defecto
Luis I. Gómez
Si conseguimos actuar, pensar, sentir y querer ser quien soñamos ser habremos dado el primer paso de nuestra personal “guerra de autodeterminación”. Por esto es importante ser uno mismo quien cuide y atienda las propias necesidades. No limitarse a sentir los beneficios de la libertad, sino llenar los días de gestos que nos permitan experimentarla con otras personas.
Artículos: 3236

23 comentarios

  1. Me llama la atención que se hable solo de una tendencia tomando como referencia una fecha determinada (1958) y que no se muestre una curva.

    Si a partir de 1970 tenemos todos más datos, lo serio sería haberlo hecho a partir de ese momento (aunque fuera interpolando, que con seriedad no tiene por qué ser malo), Si se toma una fecha anterior, tiene que haber motivo, puesto que las estaciones, al menos las del GISS (que yo creo que serán todas), tienen datos de antes de 1958.

    Esto me suena al artículo de Ruiz de Elvira en El Mundo en el que aparte de magrear los datos elige la fecha que más le conviene, como comento aquí

  2. Estoy hasta los mismísimos de que me cuenten lo que pasa en la Antártida, en el polo norte y en el coño de la vela, lugares donde o no vive nadie o casi nadie para poder comprobar qué sucede en realidad.
    Sin embargo donde vivimos y podemos comprobarlo millones de personas, no hay calentamiento ni leches, hace un frío que pela, un frío anormal.

    La trampa de esta gente es muy vieja, es la misma que Zapatero con el paro, se habla de otra cosa y listo. ¿Que salen las cuentas del paro y se baten todos los records históricos?, se habla de la franja de Gaza y se hacen manifestaciones por esto. Lo otro no existe, y punto.
    Pues estos calentólogos del alienamiento global lo mismo, para evitar dar cuentas del enfriamiento que vivimos y que descuadra sus «modelitos», intentan meternos en la discusión de la Antártida, el polo, el hielo y el coño de la vela, de donde ellos tienen unos datooooooos … buenos buenos , tan precisos como extraña y sospechosamente diferentes a lo que pasa en el resto del globo, de donde ahora no quieren saber nada de nada de dar explicaciones.

    Así que la cosa es muy sencilla, cuando te hablen de lo que pasa en la Antártida les dices que te lo pasas por el arco del triunfo, pero que en tu pueblo, que es lo que te interesa, sabes mejor que nadie lo que pasa y no te lo va a discutir ni la NASA ni ningún vividor, ni la madre que les parió a todos … ¡¡¡ y hace mucho frío !!!, y que vayan ellos a la Antártida a ponerles ventiladores a los sufridos pingüinos, a ver si le cogen gusto y se quedan un añito que otro por allí, para que vean qué buen tiempo hace, y luego nos lo cuentan. Ah, y que no se olviden el bañador y la toalla.

  3. Me llama la atención la importancia que le dan al ozono como motivo del enfriamiento.
    Puede ser cierto que la disminución origine un “forzamiento negativo” pero ¿de manera localizada? ¿Están considerando que el ozono funciona como un espejo?

  4. Luis,

    Nature ya lleva mucho tiempo con este tipo de juegos. Algunos editoriales de la revista que he leido son escandalosos y con una línea política clara. A los que no hacemos ciencia de moda o política no nos permiten las revistas publicar modelos teóricos y datos inventados. Nos toca presentar datos como a todo buen hijo de vecino en ciencia.
    Ni siquiera te permiten presentar correlaciones del tipo + CO2=aumento de la temperatura. Como dicen en inglés: «correlation is no causation». Correlaciones hay miles, causa-efecto es lo que hay que demostrar.

    Un saludo

    O.T.: A ver si hablamos un dia de estos

  5. Antonio, todos estamos a costumbrados a que nos revisen las publicaciones. Es lo normal. En este caso en concreto, tenemos razones para sospechar que el texto no ha sido sometido a revisión científica seria, sí a revisión política intencionada.
    Estoy intentando enterarme de si los autores van a poner a disposición de alguien los datos brutos de su trabajo. De momento todo son negativas. Está claro que no van a permitir una revisión a posteriori. Eso cierra la posibilidad de seguir, de momento, discutiendo en términos de ciencia sobre el paper. Muchas de las preguntas que se están formulando vía RealClimate han sido borradas y no reciben resuesta. Los colegas con los que suelo cartearme sobre estas cosas, están un poco escandalizados … y asustados. Si Nature se presta a este tipo de «juego», la cosa pinta muy mal.
    Ijon, si no conocías el artículo, estúdiatelo. Merece la pena 😉
    Sobre el «transformer» …. sin comentarios.

  6. Efectivamente, la Ciencia (con mayúsculas) no tiene nada que ver con este «paper». Los modelos del IPCC no son ciencia, ya que no pueden ser falsados: si la Antártida se calienta, está de acuerdo con los modelos, y si se enfría, también. Ya dijo Einstein que se necesitaban muchos experimentos y comprobaciones a favor para mantener sus teorías en pie, pero solo uno en contra para tumbarlas. En este artículo, los autores siguen con sus «proyecciones», es decir, suposiciones y especulaciones, y desprecian y ningunean las mediciones de los satélites y de cualquiera que no esté de acuerdo con ellos. Yo he escrito varios artículos científicos en revistas españolas con muchísimo menos prestigio que Nature y les aseguro que los «referees» me han exigido siempre que respondiera a las cuestiones y objeciones de otros investigadores cuando no estaban totalmente de acuerdo con mis conclusiones, lo que me lleva a pensar que algo huele a podrido en Nature cuando dejan publicar esos artículos

  7. Gracias por la cita, Luis. Eso sí, hay que revisar la seguridad de la página. Fíjate que hay uno que sabe a lo que nos dedicamos. ¿Como? ¿Que solo es un bocazas sin nada serio que aportar? Ah, ya me parecía.

    Por cierto Rick, bueno el chiste, lo clava.

  8. Ja, ja, ja, ja.

    Bravo, bravo.

    Ahora sois todos científicos, de repente. Y ahora resulta que «Nature» publica papers «chapuceros». De verdad, ¿por qué no os dedicais a maquinar sobre dinero y dejais la ciencia a los profesionales?

  9. Abundo con el currela, esto no va de ciencia . Es política. Y están dispuestos a todo con tal de llegar a la cita de Copenague con la opinión a favor y a Obama de cara. Nature y Science están de su lado. Han hecho la foto. La vanguardia de hoy era todo clamor haciendoles la cama.

    Animo a los gestores del blog a realizar un analisis en clave política. ¿Quienes van a ser los actores en el ciclo Obama?. El currículo de Holdren promete. Hansen nuclear. Gore de promotor comercial de su cartera y forzando el cambio de paradigma energético: ¿un intento de hacer músculo económico demócrata y un ataque directo al lobby republicano del petróleo?. En ese contexto la crisis económica en el momento final de la legislatura con todo perdido , ¿espontánea o provocada?.

    La ciencia no tiene nada que decir contra la propaganda. Dejemos al clima que ponga las cosas en su sitio, si efectivamente las oscilaciones de la temperatura oceánica y el posible mínimo solar son los drivers del clima. El espectáculo están en la arena política… pues no olvidemos que el triunfo de Obama es el primer hito político del Calentamiento Climático.

  10. Hasta ahora, cuando todos los datos indicaban que la Antártida en conjunto está enfriándose, los medios de comunicación se lo callaban como putas. Ahora que un estudio parece mostrar lo contrario, resultará que por fin se ha resuelto la objeción principal: ¿No quedamos que no había objeciones, salvo para los criminales negacionistas?

  11. Esto es como el chiste del contable, el cual preguntado por cuanto son 2+2 se levanta, cierra la puerta, baja las persianas y contesta «¿usted cuánto quiere que sea?». La diferencia es que estos tipos salen en la portada de las revistas más prestigiosas.

  12. Queridos,
    Que si, que sí, que tenéis razón, que esto no hay quién lo sostenga con un mínimo de rigor y sin que levante risas por doquier, pero es que no se trata de eso. Se trata de tener en portada en una revista científica de postín las conclusiones que queremos tener para lanzar la campaña mediática apropiada para que todo quisque se entere de que la subida de impuestos y tasas es «por su propio bien» y el del planeta. Y punto. ¿A quién le importa el rigor científico?. Aquí estamos hablando de propaganda, queridos, propaganda burda para hacernos tragar la rueda de molino correspondiente. Olvidaros del resto.
    Ya me estoy viendo venir los titulares y las entrevistas de Al Gore… Sielos.
    Saludos,

  13. Dicho rápido y mal, interpolar datos en común cuando se necesita alguna guía en la investigación, resultando así un modelo que requiere de contrastación experimental. Evidentemente si interpolaste datos para que tu modelo concuerde con X no puedes utilizar X como el experimento de gracia.

    Saludos.

  14. Interpolemos: tenemos la temperatura en los puntos A y B, y buscamos la del punto C que pilla maomenos entre los dos. Pues hagamos la semisuma, si en A es 2 y en B es 4, tenemos que (4+2)/2=3; 3 es la temperatura de C. Pero, espera, resulta que C está un poco más cerca de A. Hay que poner un peso (una «k1») en la semisuma, afectando a los valores de A y otro peso («k2») afectando a B. Debe cumplirse que k1+k2=1 obviamente. Así la media, puede ser 3,3 ó 2,8 ó….
    Añadamos otro par de «k» para tener presente que A está a mayor altitud que B, y C está también más alto. Añadamos más «k» considerando la distancia al mar, los vientos dominantes, etc.

    Metámoslo todo en un ordenador grandecito, pues con unos pocos puntos A y B, nos vamos a inventar, estoooooo, quise decir «interpolar» los valores de unos millones de puntitos C.

    Y ahora viene lo bueno: Pongamos a las «k» los valores que nos salgan de los cojones y echemos a rodar el fabuloso «modelo». Si el resultado no nos gusta, cambiamos las «k».

    (Y esto, sin entrar a valorar la precisión e incertidumbre de las medidas en A y B, que si nos ponemos….)

    Una vez tengamos las «k» adecuadas para que le guste la conclusión al que nos paga el informe, lo vestimos todo un poquito y a correr.

    Y, en efecto, demostramos que la Antartida se enfría, se calienta o que está a punto de levitar.

  15. Yo sugiero mirar la figura 2b de los propios autores. Es la parte Oeste que dicen se calienta. Trazad una línea vertical imaginaria desde 1998 y decidme si esa zona se está calentando o enfriando. Se está enfriando. 🙂 Comprobadlo.

    saludos

  16. Luis, sobre el artículo de Nature te interesará este comentario de Roger Pielke, Jr. Si la Antártida se enfría, eso es consistente con los modelos. Si la Antártida se calienta, también es consistente con los modelos.

    • Juas! Wonka, son impresionantes! sea como sea, lo que ellos «modelan» es siempre consistente con la realidad, y viceversa. Impresionante! Pilke Jr. ya les ha pillado en varios renuncios como este.

      … luego querrán que les tomemos en serio …

  17. Lo sabía. Las bajas temperaturas en todo el mundo, ayer en Whasington habían ocho grados bajo cero mientras Obama nombraba el calentamiento global… pero el lobby ecologista necesita mantener el miedo. No hay nada mejor que un continente lejano y deshabitado para seguir manteniendo el mito.

    A no es A, para los ecologistas.

    • … nunca antes se había medido tanto hielo en la Antártida como en el 2007. Cómo concuerda eso con un «calentamiento»? Ya nos lo «explicarán».
      Chesco, sólo le he podido dar un vistazo por arriba, pero, efectivamente, lo de los datos interpolados es vergonzoso. «Cómo conseguimos que la foto salga algo rojilla allí donde nos sale blanquita?» y llegó Mann, seguro, y les dijo: «Nada, interpolamos unos datos y listo! a los reviewers ya les he avisado yo»
      Luego está el tema de las estaciones terrestres. Habrá que seguir con atención la pista que da uno de los comentaristas en Climate Audit:

      Given the station history I am surprised that Steig et al 2009 manage to define a trend at all let alone a rising one of 0.45degrees C/decade. If it were me I would have left this station out of the analysis altogether as it appears far to unreliable. I wonder how many other stations are similarly affected? Did reviewers bother to examine station records at all?

  18. Luis,
    lo he visto. Que caraduras!!!. Los tios se fabrican un modelo, y como no existen datos se inventan (interpolan) unos que caigan dentro del modelo.

    Lo de Nature con los calentólogos es de vergüenza. Lo curioso es que viene tras los inviernos con mázima extensión de hielo.

  19. Si el castillo de arena sigue tambaleándose los relevos de temperatura van a hacerlos dentro de los cráteres de los volcanes activos.

Los comentarios están cerrados.