La paradoja del abuso de la debilidad

elephant_mouse.gifUn amigo, Profesor de Tecnología en la ESO, tuvo una vez un roce con un alumno. El chaval se le puso chulito y agresivo sin ninguna razón –salvo acaso elevar su estatus entre sus compañeros-, y a mi amigo no le quedo otro remedio que desafiarle, implícitamente, con una de esas respuestas secas y cortantes, interrogantes en la forma pero afirmantes en el fondo: ¿Qué, tienes algún problema?. Como mi amigo no es un bajito flojucho, y a pesar de sus formas suaves es bastante duro, el muchacho se asustó, pero para ilustrarnos sobre un aspecto curioso de nuestra naturaleza y de nuestros comportamientos en el marco de una “sociedad de derechos”, la cosa no quedó ahí. La pobre víctima de la amenaza velada fue a protestar a la dirección del colegio ¡por una agresión!. La cosa no prosperó, porque nadie, ni entre los alumnos ni entre el profesorado, se puso de su parte, y porque no salió fuera del ámbito del colegio. Una simple caricia, una pequeña bofetada casi cariñosa por parte de mi amigo podría haber tenido consecuencias mayores, y gran repercusión política, jurídica, mediática…El débil se aprovecha de su condición.

Esto sucede en sociedades en las que existe una gran sensibilidad hacia los derechos de los débiles, acaso porque estos, unidos, resultan no serlo tanto. La idea es, innegablemente, buena en su origen. Que el pez grande se coma al pez chico y que impere la ley de la selva y se establezcan jerarquías de cuna y privilegio son cosas que dan lugar a numerosas y profundas injusticias. Precisamente el temor que da aliento a todas las concepciones liberticidas, el temor que está en la base de ese otro temor que es el miedo a la libertad, es de que se pierdan todos los referentes éticos, que la sociedad derive hacia una lucha de todos contra todos hobbesiana en la que salgan perdiendo los más débiles. El Estado de Derecho, que es la solución razonable que preserva la libertad, consiste precisamente en un entramado jurídico que limita el poder del Estado, en su ejercicio, y garantiza los derechos de los individuos frente a este y cualquier otro poder que se establezca, así como su igualdad de oportunidades.

Muchas concepciones de justicia social sin embargo van más allá de considerar la creación de un marco jurídico que preserve la libertad y unos derechos generales, y pretenden profundizar los derechos, convirtiendo por un lado en tales alguna forma de privilegio, y por otro, interpretando los derechos jurídicamente reconocidos torcidamente. Esto permite que medren y prosperen sicofantas y ofendidos de toda laya. Las denuncias por vulneración de derechos fundamentales se ponen con cualquier motivo, incluso para obtener beneficios espurios.

Un terrorista, un nacionalista radical de alguna región, una mujer codiciosa y sin escrúpulos, un vago de una minoría racial, por ejemplo, pueden denunciar que se les agrede físicamente (aunque fuera en defensa propia), que se les intenta imponer una concepción nacionalista desde un Estado Central Opresor (aunque solamente se trate de frenar sus ambiciones secesionistas), que su marido la maltrata psicológicamente (aunque lo único que hiciera el marido fuera defenderse de las continuas agresiones psicológicas de su mujer, en alguna ocasión, con armas parecidas), que le han echado del trabajo por su color de piel (aunque el verdadero motivo fuera su falta de rendimiento, que hacía perder dinero a la empresa)….etc etc.

La debilidad sirve, en un Estado de Derecho hipertrofiado (en el que el Estado de Derecho pierde su naturaleza), para abusar de los demás. Nada mejor que declararse miembro de una minoría perseguida injustamente por poderes perversos para obtener prebendas y victorias en la lucha por la existencia.

¿Y en nuestro país “de mierda”, qué pasa?: pues que la jefaza del Tribunal Constitucional se dedica a asesorar a asesinas, porque….pobrecitas, son la parte débil de la pareja.

Imagen por defecto
Germanico
No hay aprendizaje sin error, ni tampoco acierto sin duda. En éste, nuestro mundo, hemos dado por sentadas demasiadas cosas. Y así nos va. Las ideologías y los eslóganes fáciles, los prejuicios y jucios sumarios, los procesos kafkianos al presunto disidente de las fes de moda, los ostracismos a quién sostenga un “pero” de duda razonable a cualquier aseveración generalmente aprobada (que no indudablemente probada), convierten el mundo en el que vivimos en un santuario para la pereza cognitiva y en un infierno para todos, pero especialmente para los que tratan de comprender cabalmente que es lo que realmente está sucediendo -nos está sucediendo.
Artículos: 457

9 comentarios

  1. Juano, los distintos socialismos tiran, con sus herramientas políticas, de la sociedad, y creen que esta, así como la naturaleza humana, son perfectamente maleables. Lo primero que se cargan es la flexibilidad del sistema: de tanto tirar de la goma esta pierde sus propiedades elásticas. Después, una vez han logrado crear un aparato estatal grande, anquilosado, rígido, inútil, ritualizado y absurdo, y una sociedad pequeña, humillada y dependiente, se inventan una Revolución y….¡qué corra la sangre!.

    Mierdiscriminación, Ijon, mierdiscriminación de la izmierda.

    Los siempre mierdiscriminados somos nosotros, Memetic, por pensar diferente a los borregos y a los pastores de ese rebaño.

  2. Es genial la discriminación positiva como arma política, porque suma los votos de los que tienen buenas intenciones con los votos de los que tienen interés directo en que les den privilegios a explotar. Entre ambos y los políticos hacen una pinza contra los paganos de todo el negocio para condenarnos a poco menos que la muerte social: nosotros, todos los demás, que somos cada vez menos.

  3. La discriminación no admite apellidos.

    Aunque la camuflen de positiva, no deja de ser mierda. Por tanto, apesta.

  4. Cuando haces desiguales a los iguales corrompes el sistema. En todo colectivo favorecido siempre, absolutamente siempre, surgirán miembros que exploten la posición de ventaja para beneficiarse aumentando el perjuicio de los no favorecidos. Si ya el clero dio ejemplos varios de corrupción por su situación privilegiada en la historia, no creo que hallemos más santidad en una parte del pueblo llano que se ve beneficiado ahora por no tener un bulto entre las piernas…
    La discriminación es discriminación independientemente del adjetivo que le acompañe. Y toda discriminación es injusta (excepto en la acepción de selección…), máxime cuando se aplica sobre generaciones que se les hace pagar el pecado de las anteriores. Gran maestra es la izquierda para camuflar mediante juegos de palabras la cruda realidad inquisitorial que impone.

    Y un tema poco tocado y debatido es la necesidad y regulación de los privilegios en la sociedad. Porque al no tener claros esos puntos, vemos cómo derechos son tratados como privilegios y cómo privilegios son tratados como derechos. Y eso es debastador para el orden de las cosas.
    El alumno no puede estar en plano de igualdad con el profesor. Como el albañil no puede tener la misma voz que el arquitecto. Cuando se rompe esa jerarquía necesaria el resultado no será jamás el deseado. Y raramente será siquiera bueno.
    Un ejemplo que suelo poner y sobre el que me gusta debatir es el acceso gratuito (o subvencionado) a la educación superior. Lo que debería ser un privilegio claro para los mejores se ha desvirtuado en derecho universal. Resultado: sobran jefes, faltan peones. Y la coña es que por ley de oferta y demanda acaban cobrando más los peones que los jefes. Peones que no tienen la preparación que deberían por los recursos destinados a formar a los jefes. Y jefes que no tienen el nivel necesario por un sistema de exigencias totalmente rebajado y saturado de mediocridad…

    Esto explica en parte que tengamos un Tribunal (ja ja) Constitucional (ja ja ja) no formado por los mejores miembros posibles en un ámbito de independencia y gran nivel moral. Sino por una panda de advenedizos políticos al servicio de la mano que les da de comer. No deja de ser un síntoma más de la crisis de valores de occidente en general y de España muy en particular. La podredumbre de ese, supuesto, templo del estado de derecho no es la enfermedad. Es uno más de los síntomas del relativismo que todo impregna y debilita.
    Este pueblo sólo se escandaliza si hay sangre derramada o se monta un gran show donde alguien se supone que se ha llevado un montón de dinero que no le tocaba. Pero ante las embestidas al edificio moral que posibilita la convivencia y el nivel de vida que se detenta, ni puñetero caso… Si no hay muertos no puede ser tan grave ni importante.

  5. Jashondo, recientemente he estudiado -si se puede llamar estudio a lo que hice- una oposición. Conste que no es por haberla suspendido, pues no guardo resentimiento alguno ni tengo complejos por ello, la malestudié por puro deporte, pero estoy de acuerdo contigo en que aprenderse 300 temas no le hace a uno ni mejor persona ni demuestra que sea más inteligente. Mucho cenutrio dotado de perseverancia y memoria puede llegar muy lejos en según que ámbitos.

  6. No , el tema no es que la Presidenta del TC asesorara a una abogada, el asunto es que le dice que cuando interponga recurso de amparo la vuelva a llamar y eso huele a prevaricacion , amiguismo,usted no sabe con quien esta hablando o voy a llamar a mi amigo…A esto hay que sumarle el sunto de la perdida del expediente del peligroso pedofilo al que nadie controlaba, el caso del Juez Garzon con de Juana Chaos , ahora si , ahora no,lo que me diga ZP,y tenemos una Justicia perfectamente comparable con la marroqui.
    No creo que la solucion este en confiar en el buen hacer de alguien por el mero hecho de aprenderse de memoria 300 temas de oposicion.Tampoco podemos fiarnos de las asociaciones de jueces , por su corporativismo.Ademas las asociaciones agrupan a los jueces por ideologia por lo que no es un avance significativo frente al tamben politizado CGPJ.Habira que restar poder a los partidos politicos, incidiendo en su financiacion exclusivamente privada y la democracia interna mediante primarias y listas abiertas.
    En cuanto al respeto a las minorias nunca debio hasta cambiar las reglas de la carga de la prueba o la discriminacion positiva.
    Por cierta, esta Presidenta del TC es la misma que voto en contra de la inconstitucionalidad de la Ley de Paridad, sin duda para no restar poder a las asociaciones de feminazis que tanto recomienda.

  7. Si, Pablo, la Izquierda es la abanderada de todos los derechos que NO lo son (eso hace que se le llame izquierda .¡con toda justicia!).

    Gracias Ismael. Veo que tienes afecto a Ron Paul….eso es formar parte de una minoría y lo demás son demagogias.

  8. Mi enhorabuena Germánico por tu texto de denuncia, y en concreto cuando te refieres a “que la jefaza del Tribunal Supremo se dedica a asesorar a asesinas, porque….pobrecitas, son la parte débil de la pareja”.

    Ya sabemos como la izquierda utiliza “los derechos democráticos” para acabar con las democracias y, los correspondientes derechos individuales de los ciudadanos al libre pensar. Actitud ésta a la que siempre las derechas acaban imitando y reproduciendo (torpemente), a la primera ocasión que pueden gobernar (por el previo “ab uso” que las izquierdas hicieron cuando tenían el poder).

    Que al feminismo ya no le caben los cadáveres de hombres en sus cloacas y comienzan a salir cada día con más frecuencia a la superficie, hoy ya nadie lo niega (aunque la mayoría lo silencie y se es feminista y lo sabe, haga todo lo posible por ocultarlo).

    El feminismo, como ideología misoándrica y por tanto, defensora de una ética de odio al varón (base a partir de la cual legitima toda su jurisprudencia de “derecho de autor” y discriminación jurídica del hombre), desde sus orígenes ha ido instalando en los poderes del estado a las mentes más preclaras de su ideología. Ante ello, hoy podemos afirmar que las mujeres que están en dichos poderes, lo están porque jurídicamente han creado leyes para hacer prevalecer sus privilegios de cuota y de defensa de su ideología. Por tanto, no me creo en absoluto que Maria Emilia Casas hubiera llegado profesionalmente donde está, si no fuese porque es mujer cuota y porque es feminista. Y hago extensiva esta crítica al resto de las mujeres “públicas” que como ella piensan.

    Cierto, que la dama en cuestión por ti referida, no ha de temer pena alguna de ley, pero delata con su conducta su personalidad hembrista (en las mismas circunstancias del hecho, jamás esta dama hubiera tenido la misma actitud y conducta si quien le hablase al otro lado del teléfono hubiese sido un hombre). Jurídicamente hablando, está dama estará tranquila… de momento; pero mucho me temo que con el paso del tiempo, hubría preferido haber sido condenada a cadena perpetua por su actitud y conducta, pues de sobra sabe que en nuestro país de esa condena se sale; pero quedará grabada en la historia, por lo que su pensar representa de odio hacia la media humanidad masculina… al tiempo que (paradojas de la historia), la otra media femenina a la que dice representar, no puede defenderla, pues ello significaría legitimar a una asesina de su exmarido (y a las sazón jurista, como ella).

    Yo le recomendaría a esta dama dos cosas para salir de su ceguera ideológica (cosas que no hará). Primero, que hablase “de mujer a mujer” con otra jueza que hace algunos años en España, denuncio que toda jurisprudencia feminista era un ataque al estado de derecho y, en concreto un ataque visceral contra la media humanidad masculina. Segundo, también le recomendaría que hablase “de mujer a mujer” con la que era la nueva compañera de este exmarido asesinado (creo recordar leer en algún periódico, que al encontrar en cadáver de este hombre con el que se iba a casar y por fin tener la esperanza de que la hija de éste fuese feliz con ellos, grito: «Al final lo has matado. Sé que has sido tú», en referencia a la abogada). La dama en cuestión que tu relatas, no solamente se identifica con una ideología estigmatizadora contra la mitad de la humanidad (los varones), y por tanto ideología totalmente fascistizada ya, sino que oculta y niega las víctimas femeninas que con dicha jurisprudencia feminista se están generando (madres de padres separados, hermanas de padres separados, hijas de esos padres separados que les gustaría convivir con ellos en igualdad de condiciones que lo hacen con sus madres, segundas esposas de esos padres separados, etc.).

    No será el último caso que veremos de cadáveres masculinos que yacen en plena calle, porque ya no caben en las cloacas del feminismo… pero me alegro de no estar en el lugar de esta mujer (y de todas que de su ideología son) pues por su pensar, será irremediablemente condenada en la historia futura, por todas las víctimas masculinas y femeninas que dicha ideología ha ido generando a su paso.

    Feminismo = Fascismo

    Pablo el herrero

Los comentarios están cerrados.