Familia, estado y educación

Ideas sueltas puestas en orden:

1. Estado-Familia

a) Un Estado que no sea una tiranía totalitaria, existe para el bien de los ciudadanos, no al revés.

b) En un Estado no tiránico los despositarios de derechos y obligaciones son los ciudadanos. El Estado no puede autoatribuirse ni los unos ni los otros.

c) España se autodefine como un Estado de derecho, una democracia. Somos los ciudadanos, pues, quienes hemos decidido constituirnos en Estado y quienes le hemos impuesto la obligación de proteger nuestros derechos.

d) La familias …

  • ya existían antes que los estados,
  • se rigen por una serie de normas que les son propias y no emanan del estado,
  • pueden decidir formar un estado reuniéndose varias de ellas,
  • pero el Estado jamás podrá decidir formar una familia,
  • precisamente por eso existen derechos y deberes de las familias, el Estado simplemente tiene el deber de proteger los derechos de los ciudadanos.

e) Los miembros de una familia forman una comunidad regida por la aceptación de todos ellos de una serie de derechos y deberes. El espacio libre necesario para ello queda garantizado mediante el derecho a la esfera privada y la libertad de acción. Uno de los aspectos habituales y de importancia en una sociedad familiar es el de la educación y formación de los niños. Un Estado no totalitario tiene la obligación de garantizar que nadie (el Estado mismo tampoco) se inmiscuya en los asuntos de las familias.

f) La educación de los hijos va más allá de la mera satisfacción de las necesidades primarias (comida, ropa, vivienda, protección). Las obligaciones de los padres también abarcan todos los aspectos que tienen que ver con la formación espiritual y moral de los niños.

g) La educación de los niños debe incluir, pues, la «formación» del entendimiento, el espíritu y el carácter de estos, amén de la transmisión de todos aquellos conocimientos que el niño va a necesitar para integrarse en la sociedad. Los niños aprenden en la familia los conceptos de conviviencia propios de su cultura y su lugar de origen, recibiendo así la base para la formación del propio criterio, indispensable para que la persona pueda luego tomar decisiones con repercusión social.

h) Dado que la educación y la formación que se imparten en la familia se basan fundamentalemente en la enseñanza de valores socio-culturales y dado que esa enseñanza es obligación de los padres, el Estado actúa fuera de sus obligaciones cuando pretende usurpar el papel de los padres, adoptando su función y arrogándose de forma totalmente ilegítima un derecho que no le corresponde.

i) En el caso de que una familia no asuma sus obligaciones respecto a sus hijos, puede (puede, no debe) otra persona o institución (en quien se delege) ser declarada responsable de la educación y formación de esos niños.

k) En el caso de que algunos padres renuncien libremente o sean incapaces de educar y formar a sus hijos, de forma que un tercero (persona, institución o Estado) asuma la tarea de educar y formar a esos niños, esta circunstancia no concede en modo alguno al tercero – persona, institución o Estado – el derecho de declarar a todos los padres como irresponsables o incapaces de las tareas formadoras, y mucho menos el derecho de imponer una educación igual para todos o autoarrogarse una tarea que es de dominio exclusivo de las familias.
2. Familia y enseñanza

a) No hay ninguna razón que nos lleve a pensar a priori que los padres no están capacitados para transmitir conocimientos y actitudes sociales a sus hijos. Por ello no hay ninguna razón por la que separar artificialmente los contenidos escolares de aquellos que nacen del cumplimiento de las obligaciones y responsabilidades de los padres.

b) Es más fácil para unos padres responsables transmitir conocimientos a sus hijos que para «expertos» con un certificado del Estado. Por otro lado es altamente cuestionable que la transmisión de conocimientos deba quedar reducida al ámbito de la escuela.

c) Las consecuencias de la obligatoriedad de un sistema de enseñanza impartido exclusivamente por «expertos» certificados por el Estado, condenando al niño a la inmersión en un mundo artificial (la escuela) son diversas:

  • los niños sufrirán el conflicto que surge cuando lo enseñado en la escuela no coincida con lo aprendido en casa;
  • los padres con un reducido o nulo sentido de la responsabilidad encuentran en la escuela un argumento decisivo en favor de sus denodados intentos por librarse de las obligaciones que supone tener hijos y formar una familia;
  • la escuela se verá sometida a la presión (y el fracaso) que supone asumir tareas para las que no está diseñada;
  • los padres responsables podrían verse obligados a emprender una lucha legal contra la usurpación por parte del Estado de sus funciones, llegando incluso a ejercer la desobediencia civil.

El derecho de las familias a la educación y formación de los hijos no puede ser puesto en duda sólo porque existe el peligro de que algunos padres, en algún momento, puedan hacer mal uso del mismo. Tampoco movidos por el ejercicio injusto y totalitario del poder por parte de los líderes políticos o religiosos del momento.

Imagen por defecto
Luis I. Gómez
Si conseguimos actuar, pensar, sentir y querer ser quien soñamos ser habremos dado el primer paso de nuestra personal “guerra de autodeterminación”. Por esto es importante ser uno mismo quien cuide y atienda las propias necesidades. No limitarse a sentir los beneficios de la libertad, sino llenar los días de gestos que nos permitan experimentarla con otras personas.
Artículos: 3236

21 comentarios

  1. Entonces, Eigen, ¿vivir es el Sumo Bien? ¿También para un parapléjico o para un enfermo terminal en sus últimos días?

    Dices cosas extrañas. ¿Un asesino no puede actuar racionalmente? No entiendo. Actuar racionalmente ¿no es ejecutar los actos que conducen al fin deseado? ¿Y los asesinos no suelen hacer precisamente eso?

    ¿Contradicción metafísica? Las únicas contradiciones que conozco son (a) entre enunciados (P y ~P), y (b) (estirando un poco el término) entre lo que uno dice y lo que uno hace. Fuera de eso, no veo «contradicción» en que Pancho mate a Juana y luego se suicide. Ya sé que «cada cosa es lo que es y no otra» [A es A]. Pero si Pancho mata a Juana, no por eso Pancho deja de ser Pancho o deja de ser hombre. Sigue siendo Pancho y sigue siendo hombre (por lo menos un rato más, hasta que se autoconvierte en cadáver).

    Menos Platón y Aristóteles, más Prozac… ay, perdón… más Diógenes, Voltaire, Max Stirner y Ambrose Bierce.

  2. Wg:

    1) Una regla no puede contradecirse con una regla más universal de la que se siga. ((A->B) ^ -B -> -A.)

    2) La regla moral suprema de la vida del hombre es: vive. Es una evidencia. El hombre debe vivir. El propósito fundamental de su vida es vivir.

    3) Toda regla, excepto (2), se sigue de una regla más universal. (Sólo (2) es evidente.)

    4) Por (1) y (3), todas las reglas se siguen de (2), de acuerdo con el principio de no contradicción.

    5) El conocimiento del hombre es conceptual.

    6) Un juicio relaciona conceptos.

    7) Para pronunciar mis juicios morales, necesito la concepción de qué soy yo, el que vive.

    8) Soy un hombre.

    9) Por (4), el juicio moral «debo vivir» sólo puede seguirse no contradictoriamente de «el hombre debe vivir» -(2)- y (8).

    «Debo vivir… porque soy hombre».

    Un asesino que actúa racionalmente es una contradicción metafísica. Los juicios de los asesinos son contradictorios. El hombre bueno ostenta el juicio «debo vivir porque soy hombre», lo cual es contradictorio con «no todos los hombres deben vivir».

    De aquí se sigue la certeza del derecho natural -universal, metafísico- a la vida. En otra ocasión hablaremos del derecho natural a la propiedad privada.

  3. Si se trata de establecer la opción de que una familia opte por desvincular a su hijo totalmente de la escuela, a mi me parece desvincularlo de la sociedad. Tal vez me ocurra que no concibo como se podría establecer una educación así, ya que tarde o temprano, simplemente por economizar recursos, los hijos tendrían que ir en grupos a un centro, con un profesor común. O sea, a una escuela.

    Es que lo uno no quita lo otro, Lino. La dinámica social irá por uno u otro camino (en aras de una mayor efectividad, quien pueda se agrupará y buscará profesionales de calidad) pero el derecho a la escuela en casa me parece de cajón. De todos modos no era ese el tema princial del post. De lo que se trata es que las escuelas no pueden, no deben impartir doctrina más allá de la que los padres escojan para sus hijos. Por ende, el estado no tiene nada que decir en este asunto.

    Saludos y feliz Domingo!

  4. Hola de nuevo

    Luis, mis comentarios no iban especialmente por ti. Naturalmente que se debe elegir, todo lo que sea posible, pero no por esto se debe menospreciar la tarea de los profesionales de la educación (en este caso, transmitir conocimientos), pero opino que la opción no es escuela SI/NO, la cuestión es, permitir a la sociedad elegir y contribuir en la elección de esos profesionales, centros, materias, etc.. y el establecer unas enseñanzas mínimas que se podrán complementar opcionalmente.

    Si se trata de establecer la opción de que una familia opte por desvincular a su hijo totalmente de la escuela, a mi me parece desvincularlo de la sociedad. Tal vez me ocurra que no concibo como se podría establecer una educación así, ya que tarde o temprano, simplemente por economizar recursos, los hijos tendrían que ir en grupos a un centro, con un profesor común. O sea, a una escuela.

    Saludos

  5. No es broma, Eigen. Es mental experiment.

    Me parecen confusos y difíciles de seguir tus razonamientos. Para entenderte, explícamelo con el caso de un asesino profesional (AP).

    El AP ha elegido matar para vivir. Es una vida peligrosa, pero es la que él eligió. ¿Hay algo malo en elegir eso? Por otra parte, el AP necesita objetivamente que algunas gentes mueran para él poder vivir. Y para lograr eso él actúa racionalmente: ejecuta las acciones que conducen a la muerte de esas personas. ¿Hay algo inmoral en eso?

    Si pudieras decirme en una sola línea cuál es tu regla moral suprema, el Sumo Bien, se aclararía más este asunto. Y si pudieras expresar tus premisas y conclusiones con numeritos y en líneas separadas, aún mejor.

    Ejemplo:

    (1) El placer es el Sumo Bien

    (2) Asesinar produce un inmenso placer

    Luego, asesinar es bueno (es una instancia del Sumo Bien).

  6. Unos juicios morales solamente pueden llevar a la agresión, a la muerte o a la inconsciencia si son erróneos -contradictorios*. El hombre es falible y debe someter sus juicios morales a revisión en cada contacto con la realidad, no solamente ante el peligro de dañar la vida de otros. Pero mientras no encuentre evidencia de que son incorrectos, contradicción, debe ser fiel a ellos pues son la pauta para su vida como ser humano. Y dado que cree que concretamente sus juicios son la mejor pauta para la vida humana, querrá, sin agresión de por medio -una imposición de valores es una imposibilidad conceptual; lo que se expresa por ese sintagma es, realmente, extorsión-, que los humanos a los que valora también los apliquen.

    Si los juicios morales de un hombre son peligrosos para la vida de él mismo y/o de los demás, entonces son contradictorios*.

    El deber fundamental es conocer. El fin último del hombre es vivir, y para ello necesita conocer -el hombre viene al mundo con una sola arma poderosa para su supervivencia: su mente. El principio supremo de la verdad es el principio de no contradicción. Cuando el hombre prefiere optar por la ignorancia, manteniendo juicios contradictorios para guiar su vida o la de los demás, sin importarle la verdad o la falsedad, es inmoral.

    En cuanto a aquel que cree en la certeza de unos juicios que llevan al hombre al sufrimiento, puede suceder: a) aún no ha advertido tal contradicción*, o b) cierra los ojos ante las consecuencias, ante la realidad, opta por la ignorancia, es inmoral.

    El hombre bueno enseña a sus hijos de acuerdo a sus propios juicios morales, pero con la condición de que no sean contradictorios*. Si lo son, esos juicios no valen para sus hijos ni para sí mismo.

    Lamento explayarme tanto :-/

    *El fin último del hombre es su vida. Un juicio moral es una relación conceptual que sirve de pauta para la vida. Si vida, entonces no muerte. Un juicio moral cuya admisión lleva a la muerte o al sufrimiento es contradictorio luego falso.

  7. Donde dices «deber de procurar que actúen moralmente» cabe un pero, Eigen: soy capaz de poner en tela de juicio mi propia moralidad para que esta no danye la vida de otros, incluída la de mis hijos? Si es así, comparto tu comentario.

  8. Wg, a pesar de la broma debo responderte seriamente dado que es necesario dejar claro que debes procurar que tus hijos actúen bien.

    Para el caso, la primera pregunta es si Wg escoge el bien o la maldad. Infiero, a partir del simple hecho de querer saber sobre qué se debe hacer, que escoges el primero. Si no, no preguntarías por el deber y te dejarías llevar por premisas equivocadas, pasiones, miedos, los otros, etc., que gobiernen tu vida, cerrando los ojos deliberadamente ante los hechos de la realidad para no tener que revisar tus juicios.

    Si tú has tenido hijos deliberadamente, es decir, como tienen hijos los hombres buenos como tú, valoras a tus hijos en gran medida, puesto que encuentras en ellos la concomitancia de su vida y tus valores, la concordancia de su vida con el producto de tu vida.

    Si tú eres un hombre bueno, entonces eres fiel a tus propios valores y deseas e intentas procurar el beneficio para las personas a las que más valoras. Quieres que tus hijos vivan.

    Si quieres que tus hijos vivan -donde «querer» se refiere a una valoración conceptual, no a una mera intuición-, entonces tienes el deber moral de procurar que actúen moralmente. Una persona actúa moralmente porque quiere vivir. Es una necesidad objetiva para la vida del hombre.

    Si quieres que tus hijos actúen moralmente, debes combatir la maldad que han elegido y conducirles por «el camino del bien» -no me refiero a un camino prefijado, al contrario: me refiero a la vida del hombre que actúa racionalmente. Y harás esto represaliando a tus hijos proporcionalmente a esa maldad. Tus hijos revisarán sus juicios.

    Conclusión: debes represaliar a tus hijos malvados.

    Un saludo!

  9. Lino, se trata sólo de dejar patente que la tarea de impartir conocimientos no puede ser obligatoriamente impuesta por el estado.
    Que, lógicamente, para impartir conocimientos intentaré que mis hijos los reciban de quien esté mejor cualificado, no es materia de discusión.

  10. Hola.

    No me he leido de cabo a rabo todos los comentarios, pero creo que no hace falta. En todo caso, mis disculpas si digo algo que se ha mencionado. La cuestión es que estoy algo desconcertado con este debate.

    ¿a que nos referimos con educación? ¿matemáticas? ¿lengua? ¿ciencias sociales?

    Cuando decimos que son los padres los que tienen que educar a los hijjos ¿nos referimos a que deben de impartir estas materias?

    O por el contrario, al referirnos a educación, nos referimos a que hay que decir buenos días, hola, etc; no dar codazos en las filas, repartir las tareas en casa de acuerdo a las tradiciones de los progenitores, y un largo etc… ¿esto lo enseñan en alguna escuela? ¿es esto lo que se critica? Que alguien me lo explique porque no entiendo nada.

    Veamos, la educación en la escuela debe ser una educación neutra, o de acuerdo a los valores la sociedad, en conjunto, se ha dotado a lo largo de la historia, además de trasnmitir los conocimientos que igualmente se han adquirido a los largo de la misma.

    Para transmitir los valors individuales o las tradiciones familiares, evidentemente que no habrá ningún profesional en el mundo que lo haga mejor que los propios padres, tutores, o progenitores.

    Pero para transmitir conocimientos, ¡por dios! no me digais que pedagogos y titulados en magisterio no lo son más adecuados, por que no me lo creo ni jarto de vino.

    En resumen: en mi opinión, todo se reduce a limitar el intervencionismo del estado, pero una vez más la solución no es aniquilarlo, dejarlo en bragas, perjudicado o patitieso, sino en lograr que el estado represente de la mejor forma posible a la sociedad (democracia REAL), y respetar las opciones individuales o familiares que no estre en contradicción con las del resto de sociedad.

    En el fondo creo que no es tan difícil, pero si no nos dejamos de discusiones, sectarias y maniqueistas, lo será y mucho.

    Saludos

  11. Mis niños son terriblemente malvados. Han asesinado a diez de sus amiguitos. Pero conmigo son superbondadosísimos y superobedientísimos. ¿Por qué habría yo de azotarlos o tomar represalias si a mí no me han hecho nada malo?

    Claro que estoy estudiando seriamente la posibilidad de no permitirles más de 5 asesinatos anuales. Pero temo mucho que eso frustre su creatividad e interrumpa su realización como futuros empresarios del ramo de «Protección personal». ¿Qué me recomiendas, Eigen?

  12. Wg, a partir de una temprana edad tus niños serán capaces de escoger deliberadamente el camino de la maldad o de decidir hacer algo malvado sabiendo que es malvado, de modo que, si hacen tal cosa, tú podrás castigarles en justa represalia y sin exceder la correcta proporción, la cual es menor que la aplicable a un adulto por la ausencia parcial de animus nocendi.

    Sin embargo, si tus niños escogen la bondad aunque no escojan la obediencia, no debes ponerles la mano encima.

    Puedes castigar con unos azotes a tus hijos si ellos han pegado a otros niños, pero no por no dar los buenos días ni por no estudiar. En eso es de esperar que te obedezcan espontáneamente. Aun así, podrás dejar de comprarles cosas o castigarles sin postre, pero no emplear la agresión contra alguien totalmente inocente.

  13. wg, te estoy tomando cariño y aún no sé si eso es bueno o malo 🙂

    No, no soy un resignado, pues de serlo no estaría escribiendo este panfleto.

    Y sí, YO existo. Siento que tú sólo tengas conciencia de tus quarks, pero eso no se arregla en dos charlas 😉

    Que hay quien dice que el estado surge de forma espontánea? También hay quien dice que descendemos de Adán y Eva …

    Guarda las etiquetas, que se pegan en los dedos, Now! 🙂

  14. Eigen, de lo que dices deduzco que *toda* educación obligatoria es inmoral. No importa si es pública o privada (familiar): si es forzada es inmoral. Es el ZAP llevado al extremo (cual debe ser).

    Pero, mientras tanto, ¿qué hago con mis niños malcriados?
    ********

    wg, no, sigo sin entenderme

    Eres un caso difícil. Tendré que ensayar contigo la telepatía. Esta noche, a la primer pesadilla, no te alarmes: es tu mente preteórica asustada porque estoy ahí iluminando y poniendo todo en orden.

    que el hombre es libre para formar una familia, en la familia para formar una asociación de vecinos y en estas para formar un estado o como lo llamen. Si no me gusta, me voy y punto. Otros lo llaman cooperativa anarquista. Es lo mismo.

    Vaya, pues. Antes no sabía qué etiqueta colgarte, la de «anarquista» o la de «estatista». Pero ahora ya lo sé: eres un anarquista que ha descubierto que, as a matter of fact, vive en un Estado del cual no puede salir, y que entonces se resigna a vivir dentro de él y sólo trata de mejorarlo un poquito. He aquí tu etiqueta (ya puedes pegártela en la frente): anarquista resignado a vivir como estatista.

    La educación en la familia no es obligatoria, es expontánea: atiende al principio de conservación de la estirpe, que no es otro que el de conservación de la especie. No hemos cambiado mucho eso en los últimos 50.000 años.

    Pues mira, dicen que también el Estado nació espontáneamente y que tira para lo mismo: a la conservación de la estirpe humana. Y siendo espontáneo (y llevando 3 mil años, según Marvin Harris), pues a lo mejor tiene derecho natural a extorsionarnos, ¿no? Porque seguramente tiene también la obligación natural de extorsionarnos (si no nos extorsiona con impuestos y educación estatista, ¿como va a evitar que nos devoren los estados vecinos?).

    Si nos ponemos a creer en derechos y obligaciones «naturales» o metafísicas, no hay razón para detenernos en el individuo o en la familia. Igual podemos ir más allá y atribuírselos a las colectividades, a los estados o al Gobierno Mundial.

    (Y no… por favor no me digas que «las colectividades no existen; sólo existen los individuos». Porque los únicos que existen realmente son los quarks, los leptones y el Azar y la Fatalidad. Todo lo otro es maya, fantasía y engaño).

    No resignarse. Ágora, anarquía, acción… Now!

  15. wg, no, sigo sin entenderme 🙂 Fíjate cómo será, que lo que yo realmente pensaba era otra cosa: que el hombre es libre para formar una familia, en la familia para formar una asociación de vecinos y en estas para formar un estado o como lo llamen. Si no me gusta, me voy y punto. Otros lo llaman cooperativa anarquista. Es lo mismo.

    La educación en la familia no es obligatoria, es expontánea: atiende al principio de conservación de la estirpe, que no es otro que el de conservación de la especie. No hemos cambiado mucho eso en los últimos 50.000 años.
    Por eso precisamente está el comentario de Eigen tan cerca de lo que yo pienso: el derecho a la educación en familia es un derecho natural. Pero es, al mismo tiempo una obligación natural: enseña a tus hijos a que no se los coman los tigres de diente de sable… o los vecinos.

  16. Nadie tiene el privilegio de extorsionar a un inocente, independientemente de la edad de este. Un privilegio es un derecho no universal y, por lo tanto, decir «privilegio metafísico» es decir «derecho no universal universal». «B es A y no es A».

    Si ante un niño que prefiere ver la televisión, los padres le amenazan o agreden con el fin de que estudie, estos deben ser condenados. La educación libre implica cierto grado de aceptación por parte del niño.

    Una amenaza no tiene un contenido del estilo de: «si no estudias, te quito los juguetes», en tanto que el niño no es propietario de los juguetes si quienes se los compraron no reconocieron explícitamente esa transacción. En este último caso, quitarle los juguetes al niño debe estar penado por ley. Pero en general, los adultos mantienen los derechos de propiedad sobre los juguetes y pueden quitárselos al niño cuando quieran. Por cierto, si el niño se resiste a que le quiten los juguetes, está delinquiendo, pero no puede ser condenado, debido a la ausencia total o parcial de animus nocendi en niños y discapacitados mentales. La elección es condición metafísica de la maldad.

    Con amenaza me refiero a amenaza de agresión.

    Actualmente, los padres son extorsionados si no quieren extorsionar a hijos que no quieren ir a la escuela.

    En cualquier caso, el niño aceptará y querrá ser educado, aunque no acepte el 100% de la educación que le quieran impartir. En muchos casos, querrá un 150%.

  17. La educación que imparten *los padres* a sus hijos también es -como la del estado- obligatoria: si el niño prefiere ver la tv en lugar de estudiar lo castigan.

    Así pues… ¿de qué privilegio metafísico para impartir educación gozan los padres, que no lo tenga el estado?

    ********
    Luis, mi comentario anterior a este está «esperando moderación»

  18. Entendí perfectamente. El que no se entiende a sí mismo eres tú. Pero, permíteme… ahora mismo te explico lo que quieres decir.

    Es muy fácil; todo se resume en: ¡Viva el estado verdaderamente mínimo, abajo todos los estados un-poco-más-o-mucho-más-que-mínimos, o sea, los estados totalitario-pedagógico-terapéuticos!

    ¿Ahora sí ya te entendiste?

    Cuando necesites saber lo que estás pensando, no dudes en consultarme. Soy especialista en introspecciones en mentes ajenas.

  19. Muy buen texto.

    Pero quiero señalar que incluso si la educación libre y privada supusiera una ignorancia generalizada, eso no implica su inmoralidad. Un hecho posterior A no implica contradicción metafísica -entre conceptos o universales- en B si el concepto de B no integra la negación de A.

    Para justificar la privatización de la educación basta sentar que la educación pública obligatoria es inmoral, en tanto que implica arbitrio y extorsión, mientras que la educación libre no es metafísicamente contradictoria con las reglas éticas objetivas.

    La educación privada y libre es el único sistema educativo justo porque la alternativa es necesariamente inmoral. En caso de ignorancia generalizada, lo cual solamente es un problema ético desde un punto de vista colectivista, es decir, erróneo, ¿puede recurrirse a una cierta educación pública? No, dado que esta es malvada. El hombre honesto no es infalible, pero es fiel a sus juicios morales, y si determina que tal cosa es malvada, no la defenderá en modo alguno. «El fin justifica los medios» es la negación de toda moral.

    La pregunta por el deber ser es la primera que se hace un hombre honesto en cuanto a la organización social. La pregunta «cómo puede mantenerse» es posterior.

    Ex natura ius, ordo, et leges.

  20. No hay peor sordo… 🙂

    Has entendido algo de lo escrito?
    Ah! que me faltó la consigna!: Todos los estados abajo! Ya, pero como vivo en uno, tendré que empezar por explicar por qué no vale lo que pretende el que me ha tocado sufrir, no crees?

  21. Qué bonito Estado el tuyo, tan respetuoso y obediente…

    Si se porta mal, lo regañamos. Y si sigue portándose mal, lo metemos a la cárcel (claro que eso no le va a gustar y probablemente utilizará las armas contra nosotros; pero no importa: ¡¡¡nosotros tenemos La Ley y el Derecho!!!).

    Y ya metido en la cárcel, lo que sigue es bien fácil: ponemos otro.

Los comentarios están cerrados.