Lo que sabemos sobre la vacuna de AstraZeneca

Los casos de personas tratadas con la vacuna de la empresa AstraZeneca (Vaxzevria) que desarrollan procesos trombóticos han aumentado la sensibilidad del público frente a los posibles efectos secundarios graves de las vacunas contra el virus SARS-CoV-2.

El oscurantismo y la falta de información suelen ser el caldo de cultivo en el que mejor crecen las conspiraciones y los miedos exacerbados y, como en este caso concreto, contribuyen al argumentario de los movimientos antivacunas. Las vacunas son, desde el descubrimiento de la vacuna contra la viruela de Edward Jenner en 1796, parte esencial en nuestra lucha frente a determinadas enfermedades, contribuyendo de manera innegable a la mejora de nuestra salud y el aumento de nuestra esperanza de vida. Evidentemente, las vacunas, como prácticamente todos los medicamentos que consumimos, pueden presentar efectos secundarios indeseados, unos leves, otros graves o muy graves. La información completa y ajustada a la realidad (actualizada) sobre estos efectos indeseados es fundamental tanto para prescriptores como para pacientes: sólo desde la mejor información posible sobre beneficios y efectos negativos de un fármaco es posible diseñar y llevar a delante un tratamiento en beneficio de la salud del paciente.

¿Qué ha pasado con la vacuna de AstraZeneca Vaxzevria?

Se lo cuento con los datos a los que he podido acceder, que son los que está recogiendo el Instituto Paul-Ehrlich encargado en Alemania de la vigilancia y seguridad de las vacunas contra el SARS-CoV-2.

Hasta el 29 de marzo, el Instituto Paul Ehrlich (PEI) ha recibido la notificación de

  • 31 casos de trombosis venosa cerebral ocurridos tras la vacunación con Vaxzevria de AstraZeneca.
  • 19 de los afectados sufrieron simultáneamente una deficiencia de plaquetas (trombocitopenia).
  • 9 personas murieron.
  • 29 de los afectados eran mujeres de entre 20 y 63 años. Los 2 hombres tenían 36 y 57 años.
  • Con esa misma fecha, 2,7 millones de personas en toda Alemania habían recibido la vacuna de AstraZeneca. Esto significa que hay un caso por cada 87.000 personas vacunadas.

Aunque esto significa que la complicación es muy rara, afecta principalmente a quienes no tienen un mayor riesgo de contraer Covid-19, es decir, a los más jóvenes.

Insisto: tras más de 2,7 millones de vacunaciones, los pocos casos que se han producido suponen una señal que hay que investigar. Es por ello que la Comisión Permanente de Vigilancia de Vacunas (bajo los auspicios esta vez del Instituto Robert-Koch) emitió el pasado día 1 de abril un extenso comunicado al respecto, no sólo con cambios en las recomendaciones de uso de la vacuna, también insistiendo en la importancia de documentar todos los casos adversos que se pudieran dar. Una de las labores de las agencias de farmacovigilancia es precisamente esa: documentar e investigar los llamados “Vaccine Adverse Events” mediante los AERS (por sus siglas en inglés, Adverse Event Reporting System). En esta labor- en Alemania- están involucradas diversas instituciones independientes: las asociaciones federales de Inmunólogos, de Hematólogos y de Neurólogos, así como los ya citados institutos Paul-Ehrlich y Robert-Koch.

¿Sabemos ya cómo la vacuna de AstraZeneca provoca estos procesos trombóticos?

No definitivamente, pero tenemos muy buenas pistas.

Ya el 19 de marzo, un equipo de investigadores dirigido por Andreas Greinacher, del Centro Médico Universitario de Greifswald, informó en una conferencia de prensa de los primeros indicios del mecanismo que subyace a las trombosis. Ahora los investigadores han publicado sus resultados por primera vez en un artículo revisado por pares. La publicación preimpresa resume los resultados clínicos y de laboratorio de nueve casos.

Los análisis confirmaron que todos los pacientes sufrían trombosis con deficiencia plaquetaria concomitante. En siete casos se produjo una trombosis venosa cerebral, una mujer desarrolló una embolia pulmonar y otra una trombosis de las venas porta y abdominal. Como las características de estas trombosis recordaban a una rara reacción autoinmune conocida como trombocitopenia inducida por heparina (HIT), Grainacher y su equipo examinaron la sangre de cuatro de los pacientes en busca de los anticuerpos correspondientes.

El resultado: en las cuatro muestras de sangre se encontraron anticuerpos que se unen a un componente de las propias plaquetas del organismo. En las pruebas, el suero de las cuatro muestras reaccionó fuertemente al llamado factor 4 de las plaquetas (PF4). Esto significa que hay una reacción autoinmune en la sangre de las personas afectadas en la que se forman estos anticuerpos especiales. Por ello, este efecto secundario no suele producirse hasta entre 5 y 16 días después de la vacunación, que es el tiempo que necesita el sistema de defensa inmunitario para producir estos anticuerpos en la cantidad adecuada. Los anticuerpos se unen entonces a las plaquetas de la sangre, haciendo que ésta se agrege, lo que da lugar a un coágulo.

Pero, la vacuna de AstraZeneca funciona, ¿o no funciona?

De hecho, Vaxzevria, la vacuna de AstraZeneca, es muy eficaz tras una sola vacunación, como han demostrado varios estudios. Un análisis escocés sobre 1,14 millones de personas vacunadas demostró que, cuatro semanas después de la primera vacunación, el riesgo de ser hospitalizado con un cuadro grave de COVID19 disminuyó en un 94% (BMJ: Torjesen, 2021).  En otras palabras, la vacunación evitó nueve de cada diez cursos graves de la enfermedad. Por lo tanto, el efecto protector fue mejor que tras la vacunación inicial con el agente de BioNTech, que supuso una reducción del riesgo del 85%. Todavía no se ha podido investigar en qué medida mejora el efecto tras la administración de la segunda dosis.

Otro análisis realizado por la autoridad sanitaria británica muestra que incluso los síntomas leves de la enfermedad disminuyen significativamente cuatro semanas después de la primera vacunación, concretamente entre un 60 y un 75% (preimpresión: Bernal et al., 2021).

Los datos son una razón más para seguir utilizando la vacuna en aquellas personas en las que no se ha observado un mayor riesgo de las complicaciones vasculares, es decir, los mayores de 60 años. Para ellos, el medicamento sigue siendo seguro y, sobre todo, eficaz.

En resumen:

La vacuna Vaxzevria de AstraZeneca es segura y eficaz para las personas mayores. Efectivamente, ha surgido una, así llamada, «señal de seguridad», es decir, una acumulación desproporcionada e inesperada de complicaciones que se producen después de la vacunación. Que aparezcan estos resultados indeseados ahora puede ser debido a limitaciones en la selección de muestra (no necesariamente intencionadas, también casuales) de los grupos sobre los que se testó la vacuna inicialmente. Sin embargo, esta señal sólo se observa en menores de 65 años; no se ha observado, de momento, ningún aumento de trombosis venosa cerebral en personas mayores de esa edad.

Esto hace que sea lógico seguir vacunando a los mayores con una vacuna que es segura y eficaz para ellos, mientras que los jóvenes podrán recibir otras vacunas para las que no se ha observado esos efectos secundarios indeseados.

Estoy seguro de que dentro de pocas semanas sabremos aún más sobre la relación entre esta vacuna y los procesos trombóticos observados. Cuanto más sepamos, más informada será nuestra decisión a la hora de vacunarnos.

Imagen por defecto
Luis I. Gómez
Si conseguimos actuar, pensar, sentir y querer ser quien soñamos ser habremos dado el primer paso de nuestra personal “guerra de autodeterminación”. Por esto es importante ser uno mismo quien cuide y atienda las propias necesidades. No limitarse a sentir los beneficios de la libertad, sino llenar los días de gestos que nos permitan experimentarla con otras personas.
Artículos: 3226

Un comentario

  1. No se si se está informando, pero el gobierno recomienda, ante la vacunacion con Vaxzevria (COVID-19 Vaccine AstraZeneca) que «Para reducir estos síntomas puede utilizarse paracetamol como tratamiento profiláctico (antes de la vacunación) y/o sintomático (durante las primeras 24 horas), sin que su uso interfiera en la respuesta inmune». En la página 8 de este informe.
    https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/prevPromocion/vacunaciones/covid19/docs/Guia_Tecnica_AstraZeneca.pdf

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.