Huelga de Paro

No se atreven a hacer una huelga general contra la reforma laboral, los sindicatos. Es posible que no cuenten con suficientes trabajadores para ella, pues son muchos los que están en el paro. Lo que tenemos que hacer los parados es una Huelga General del Paro. Explico la idea. Fijamos un día y, de la mañana a la noche, nos ponemos en plena calle a desarrollar un trabajo, da igual cuál sea este, o lo productivo que sea: montar una mesa, reparar el motor  de un coche, talar un árbol, hacer las cuentas de un balance ficticio desde un portátil, dirigir a cuatro colegas en una especie de yinkana, limpiar todas las ventanas de una manzana, ayudar a los ancianos que uno vea a cruzar la calle, correr como locos y parar para hacer tandas de abdominales y luego volver a correr como locos, hacer un brain-storming en una plaza con varios desconocidos para proponer ideas de negocio, hacer la mudanza que teníamos pendiente o colaborar con el amigo que la tuviese pendiente e incluso cavar y luego cubrir hoyos en algún descampado…etc. No tengo yo cerebro suficiente para proponer todas las magníficas ideas de trabajo a desarrollar en ese grandioso día de júbilo nacional. Todo habría de hacerse, eso sí, con un cartelito o una camiseta o algún distintivo bien visible que dijera: Huelga de Paro. La calle tendría que estar llena, pero no necesariamente tendría que ser una concentración. En las concentraciones todos van como borregos para que les cuenten y digan: ¡¡¡oooooooooohhhh han tomado la calle, cuántos soooooooon!!! Y los medios de incomunicación más IVA van a tomar fotos e imágenes que circulen por todas partes del mundo y sean comentadas por sesudos analistas de la actualidad política en apasionados debates ideológicos. No, la Huelga de Paro tiene que ser una red, una red que todo el mundo vea. Una gran malla extendida por todas partes. Que vaya a dónde vaya uno, esté dónde esté, se encuentre con un parado con su distintivo de huelguista TRABAJANDO DURO. Quizás ese vecino del que no sabía nada, y menos su situación de desempleo.

Propongo, desde este humilde sitio web, con ánimo claramente agitprop, hacer una Huelga de Paro. El movimiento se demuestra andando. Lo que hay que hacer, el día de la Huelga de Paro es sencillo: trabajar, en la calle, a cielo abierto, y distinguirse como parado. Eso no es ideología. Es una protesta contra el paro. ¿Estamos dispuestos a hacerla?  Quien quiera sumarse a esta quijotesca propuesta, sea él Quijote o Sancho Panza, que se sume, que lo difunda. Lo primero es difundir la buena nueva. Hay que decir que pronto será convocada una Huelga de Paro. La fecha puede ser cualquiera, pero preferiblemente en FIN DE SEMANA. ¿Por qué? Porque entonces la gente podrá prestarnos más atención, puesto que muchos de ellos no estarán….trabajando. Entonces serán ellos los parados.

Germanico
Germanico

No hay aprendizaje sin error, ni tampoco acierto sin duda. En éste, nuestro mundo, hemos dado por sentadas demasiadas cosas. Y así nos va. Las ideologías y los eslóganes fáciles, los prejuicios y jucios sumarios, los procesos kafkianos al presunto disidente de las fes de moda, los ostracismos a quién sostenga un “pero” de duda razonable a cualquier aseveración generalmente aprobada (que no indudablemente probada), convierten el mundo en el que vivimos en un santuario para la pereza cognitiva y en un infierno para todos, pero especialmente para los que tratan de comprender cabalmente que es lo que realmente está sucediendo -nos está sucediendo.

Artículos: 457

2 comentarios

  1. Yo no fumo. ¡Drogata!

    Una España de indolentes porreros quince-mierderos como tú es lo que necesitan los sindicatos, patronos y la PPSOE para seguir por la senda a la ruina, que para ti (y por desgracia para otros) es el camino a la servidumbre.

Los comentarios están cerrados.