Si votas #leysinde, no te voto

Libertad 2.0 ha lanzado una campaña dirigida fundamentalmente a  Twitter destinada a decirle a los 3 partidos (PP, PSOE y CiU) que van a aprobar el liberticidio que si ellos votan la Disposición Final Primera de la LES, los internautas no les votarán a ellos.

Si entráis en la web podéis enviar por paquetes tuits a los mamelucos que pretenden aprobar en dos días la Ley de la censura para la red.

No os cuesta nada darle unas cuantas veces un clic a vuestro ratón y puede ser una gran idea jorobar así a los políticos. Que se enteren de la oposición al proyecto liberticida.

Es una gran idea. Invito a todos los lectores de «Desde el exilio» que tengan cuenta en twitter a dar unos golpes de ratón. Tal vez en algún  sitio alguien se de cuenta de nosotros no nos sentimos representados por ellos si votan esta ley.

Relacionado: Si votas #leysinde, no te voto en el blog de Anghara.

Imagen por defecto
Luis I. Gómez
Si conseguimos actuar, pensar, sentir y querer ser quien soñamos ser habremos dado el primer paso de nuestra personal “guerra de autodeterminación”. Por esto es importante ser uno mismo quien cuide y atienda las propias necesidades. No limitarse a sentir los beneficios de la libertad, sino llenar los días de gestos que nos permitan experimentarla con otras personas.
Artículos: 3232

4 comentarios

  1. Coincido con Espectador. Si sólo fuera eso…
    Además, no tengo cuenta en el gorjeo, parloteo o cotorreo ese.
    Por cierto, el calificativo ése de «mamelucos» me trae a la memoria esta imagen, que expresa con bastante aproximación los sentimientos que me inspiran los señores y las señoras que calientan escaño en el Congreso.
     
     

  2. El problema es que tengo al menos otra docena de razones para no votar a ninguno de ellos, y sería un proceder poco honrado (es decir, como el suyo) el hacerles creer que no les voy a votar solo por esto. No les votaría aunque no solo no apoyaran la Ley, sino que se pusiesen de acuerdo en procesar por prevaricación a la ministra.
    Pero es otra razón más para abominar de todos ellos, y por si algún día el Alzheimer me hiciese olvidar todas las otras.

Los comentarios están cerrados.