Desayuno: dos entradas y un blog

Está lloviendo a mares en Leipzig. Este mes de Julio (y la segunda mitad de Junio), el termómetro sólo ha pasado de los 30 grados tres veces. La temperatura media es de 22°C. Vamos, un verano normal en estas latitudes. Y ya digo, llueve. Como los cielos grises no me inspiran nada, recurro a la lectura y me encuetro tres cosas que quiero compartir con vosotros.

Carmelo Jordá, una vez más, nos da una lección sore cómo ocuparse con acierto de un tema del que nadie se ocupa: los niños y el deporte de élite. Escalofriante relato de una forma de exclavitud y explotación sobre la que casi nadie dice nada.

Los españoles somos clasificadores aficionados. Nada nos gusta más que, para mantener la dinámica de hiperrelaciones sociales que nos gusta, clasificar al de enfrente «a vuelapluma». Le metemos en un cajón y así creemos saber a qué atenernos cuando topamos con él en la barra de un bar. Mary Godiva nos lo cuenta (y sus comentaristas) hablando de lo «friki» y los «frikis». No se lo pierdan!

Por último les dejo un blog. Mr. Mc Anna es uno e esos colegas que también tiene número para la lista de condenados por crímenes a la humanidad: es un escéptico de la histeria climática, un negacionista en terminología «El País». No se pierdan lo que nos cuenta sobre el clima en Chile, y no se pierdan lo que cuenta sobre clima en general, que sabe mucho.

Imagen por defecto
Luis I. Gómez
Si conseguimos actuar, pensar, sentir y querer ser quien soñamos ser habremos dado el primer paso de nuestra personal “guerra de autodeterminación”. Por esto es importante ser uno mismo quien cuide y atienda las propias necesidades. No limitarse a sentir los beneficios de la libertad, sino llenar los días de gestos que nos permitan experimentarla con otras personas.
Artículos: 3237

3 comentarios

  1. Cachis, …. soy un friki gastronómico 😛 tengo una gran capacidad …. para comer bien

    En serio, no creo que existan los frikis. Lo que existe es la necesidad de algunos por sustentar su «yo» en algo, en lugar de en «yo» y la de los demás en afirmar su «normalidad» tachando a los primeros de algo que ellos dicen no ser.

  2. El friqui no es sólo el adolescente que juega a RPGs o acumula ediciones de Tolkien en doce idiomas.

    Hay incontables friquis de la gastronomía, del deporte, del gimnasio, del ligoteo, del quedar por encima de los demás…

    A toda cualidad positiva puedecorresponderle su caricatura friqui.

    Por lo general, los friquis suelen ser muy capaces en algún campo, llamativamente capaces e infalibles, demasiado para poder pensar que el charlatán posea una personalidad ajustada.

    Son personas que no están liberadas de sí mismas y en lugar de construir su identidad la debilitan.

  3. Cuidado con la humedad y el frío que ya sabes que son muy peligrosos y, además, igual si te mueres de neumonía te canean por negacionista :-).

    Gracias por el enlace y un saludo,

    Carmelo

Los comentarios están cerrados.