La libertad en la blogosfera: Europa y EEUU

800px_Reporters_Without_Borders_2007_Press_Freedom_Rankings_Map.PNGCuriosamente, a pesar de todos los pesares, los movimientos que se están dando a uno y otro de los lados del charco son paralelos. Como trato en el último post en SP, en Europa, la última idea brillante de una socialista española (debe ser de cuota) es establecer un registro «voluntario» de bloggers porque «a veces algunas cosas que escriben son mentira» y obligar a todos los bloggers que posteen vídeos o fotos tomados por ellos a pagar una tasa. Muchos bloggers lo han comentado aunque a muchos se les ha pasado comentar que Italia, bajo el gobierno de Il Professore Prodi ya quiso establecer un registro obligatorio de bloggers, que curiosamente encontró una oposición férrea de alguien inesperado: el histriónico y popularísimo cómico italiano Beppe Grillo, de izquierdas y bastante heterodoso, según diría Pepiño.

Pero es que al otro lado del Atlántico, la situación empieza a ponerse complicada, aunque todavía no tanto como aquí:

En un reciente editorial, el NYT se congratulaba de la regulación federal de Internet bajo lo que se llama con un nombre que parece benigno “la neutralidad de la red”, advirtiéndonos de que los proveedores de internet podrían suprimir las ideas que no les gusten. The Times ignora el hecho de que la Primera Enmienda está diseñada para protegernos contra la supresión de ideas por el Gobierno, no por el sector privado, que no tiene ni el poder ni los motivos para suprimir ideas.

Aunque claro, los que ganan por goleada son los del Reino Unido: la nueva regulación propuesta por el Ejecutivo consiste en grabar todos los correos electrónicos y llamadas telefónicas de todos los que estén en territorio inglés, por si acaso son necesarios para proceso contra el terrorismo. Los burócratas en la Unión Europea (y Zapatero) tienen que estar relamiéndose de gusto: eso sí que sería un Gran Hermano y no lo que echan en Telecinco.

Y habrá algunos que hasta les parezca normal.

«They that can give up essential liberty to purchase a little temporary safety, deserve neither liberty nor safety.»
«They that can give up essential liberty to obtain a little temporary safety deserve neither liberty nor safety.»
«Those Who Sacrifice Liberty For Security Deserve Neither.»

Benjamin Franklin.

Imagen por defecto
Nora
Artículos: 48

5 comentarios

  1. Sí, Elentir es alucinante… y mientras más documentos Top Secrets en Inglaterra están siendo encontrados en los trenes… Ya escribiré sobre eso un día de estos.

    Germánico: totalmente de acuerdo. Y cuánto más lejos de la «civilización» mejor… XDDDDD

    José Julio: por lo que tengo entendido así era. Se incluían de forma voluntaria los datos del blogger y tenía una serie de beneficios a los que no tenía derecho si no se incluían. ¿Qué pasa? Que de facto te están «obligando» a decir quién eres, porque si no no tienes derechos, te pueden acusar de lo que quieran porque «no estás protegido».
    Como ves, el que se diga que es más o menos voluntario no importa mucho ni poco. 🙁

    Crispal: No tengo más que añadir, salvo que los medios de comunicación tradicionales también están interesados en que se pongan restricciones a internet.

  2. ¡Qué miedo me da todo esto! Y es triste comprobar que ningún partido se opone a las restricciones a la libertad en Internet. Todos los partidos, todos los gobiernos, quieren acabar con la independencia de un medio que no obedece a sus intereses, no vive de la subvención, ni de la publicidad institucional. El único medio libre e independiente que les queda por controlar.

    Asco de políticos.

  3. En la última entrada de mi bitácora enlazaba un artículo sobre el tema del periódico El Confidencial, en el que se hablaba de una regulación de los blogs. La cuestión se presentaba compleja (de hecho se alude a ella como un intento de «ponerle puertas al campo») pero, de lo que ahí aparece, para nada se desprende que basaría en una inscripción voluntaria.

  4. Es alucinante lo que estamos retrocediendo, y eso a pesar de estar en la sociedad de las nuevas tecnologías. Alucinante y triste, en fin.

Los comentarios están cerrados.